7/8/19

Muere Anton Ignorant

MUERE ANTON IGNORANT
Ayer falleció en Buenos Aires, ciudad en la que residía desde 2008, Anton Ignorant. Tenía 62 años.
Antonio López Pastor había nacido en Murcia el 4 de agosto de 1957. Llegó a Barcelona con siete años y a partir de mediados de los años ochenta  se convertiría en uno de los creadores más activos de la escena musical experimental de la ciudad.
Ignorant publicó trabajos a su nombre y como Avant-Dernières Pensées y Audiopeste, además de colaborar en trabajos de Macromassa, Raeo, Pascal Comelade o Superelvis.
Debajo, "Radiante porvenir" (1986) de Avant-Dernières Pensées. 

19/6/19

Eduardo Haro Ibars (1948-1988)

Los poetas atacan de nuevo. 

EDUARDO HARO IBARS

Parecían envueltos en la sombra o presos cómplices de la cultura oficial. Esperaban tal vez en catacumbas llenas de telarañas a que dejase de brillar el sol de los imperios y de la tiranía. Algunos se refugiaron en actividades marginales: el comic o cierta prensa hecha como de papel de estraza; la prensa más libre y más divertida dentro de un país que nunca ha sido lo primero, ni lo es ahora, y que a menudo es solo lo segundo de manera por completo involuntaria. Los poetas se escondían en discotecas, se emborrachaban con bebidas de azul desesperanza o soñaban en extraños paraísos de chocolate. Estaban puestos en hibernación, como en la canción
de Ferré, esperando a que les comprasen.
Ahora que los tiempos no han cambiado —pero que lo parecen, y la apariencia es importante para quienes la cultivan— resurgen. Van por los bares y por el Metro. Venden allí manifiestos extraños, como ese Manifiesto de la poesía mercantilista, que pretende hacer del poema una mercancía —ingenuos, que no saben que ha [sic] tiempo ya lo es: que los escaparates de los grandes almacenes están hechos con poesía vendida y que las campañas de publicidad se hacen con el mismo ingrediente que ellos quieren vender— y tomar como única musa a los clientes. O fabrican
revistas de escasísima tirada, como esa llamada Nihil, que se edita en Alicante que es como un manual de dadaísmo pasado por agua turbia. O Tábala, también de Alicante, especie de taller colectivo de investigaciones; esta última revista recoge como poesía una entrevista a un travesti de Elche —hay que tener valor para competir con las Palmeras, la Dama y el Misteri, que son travestis de siempre—, o un artículo sobre el conjunto neoyorquino Velvet Underground. Y, el otro día, pude ver a un joven que en el Metro de Madrid se acercaba, tímido, a los apresurados pasajeros y les decía: “¿Te interesa la poesía?”, intentando vender un volumen púdicamente titulado Vivencias. Vivencias, decimonónica palabra que el poeta susurraba, porque los bardos de ahora han perdido la voz; se la ha ahogado el polvo de las catacumbas, y pasará tiempo antes de que volvamos a escuchar sus gritos. El último poeta gritón que tuvimos era Carlos Oroza, ahora perdido en el pasado.
Hay también poetas que gritan, pero dicen que son cantantes de rock.
Siempre han sido cantantes de rock, incluso cuando no había rock; ahora son poetas de quince años —o de dieciséis, o de diecisiete, no hay que exagerar—, que cultivan una deliciosa fealdad y manifiestan una agresividad combativa contra todo y contra todos. Y contra el Todo, que dicen otros. Estos poetas militan en grupos punk: Kaka de Luxe, Mermelada de Lentejas, etcétera. Siguen el ejemplo de Ramoncín el
Olvidado —injustamente olvidado, por cierto—, y el más antiguo aún de Pau Riba, aquel tierno santón de los años sesenta que acaba de reeditar sus dos obras maestras, Dioptría 1 y 2, en Edigsa. Hacen todos ellos una poesía sin pretensiones, como si deseasen hacerse perdonar por lo que son y que les tomasen por otra cosa. “Soy un poeta y lo sé, pero no lo divulgues”, como cantaba Bob Dylan antes de dejar definitivamente de ser poeta. No deben querer, entre otras cosas, que les tomen en serio; y hacen bien, porque ya está el país, y el mundo entero, demasiado saturado de mensajes y pamemas. Conviene más insultar que dar la paliza con mensajes, y vale más un grito que mil palabras mal dichas.
La poesía —como todo— está cambiando: ya no bastan las proclamas surrealistas, y eso lo comprendieron los mismos surrealistas, que heredaron de sus vanguardias anteriores el amor del panfleto y del espectáculo. La poesía ha de empezar a hacerse en la calle, bajo las esbeltísimas farolas naranjas de la carretera de la Playa, o bajo los pasadizos del Centro Argüelles. La poesía, recuperando la tradición del
 dandysmo, ha de hacerse mucho más con gestos que con palabras.

Revista Triunfo 830, “Cultura a la contra”, 23 diciembre 1978, p. 56.
------- 

Un autorretrato" (por Eduardo Haro Ibars)  --poema--



Para B.U.M., como de costumbre, aunque

                                                                                                                                                                     ahora esté en otras cosas.                                                                             
Cae la mano derecha avión perdido
se posa en gritos jóvenes y en árboles
de intensidad variable donde te encuentro viva
Mano izquierda en Madrid de madrugada
(el decorado es parte de mi cuerpo)
inventa con un gesto algo cansado
escaparates donde está tu sombra
vestida de tormenta y de semáforos
                              (A lo lejos
escucho acentos música de aquella

que nos acompañó cuando moríamos
perdidos en el día y sus fantasmas)

Ojos desgranan horas y misterios
perdidos en lo oscuro de su luz
intermitentes dicen algún nombre
algún recuerdo que bebimos juntos
(no hará mucho ¿has perdido
su cuerpo en tu desván? ¿o lo mantienes
en alcanfor y en vino diluido?)
Ojos tan fijos en tus cielos siempre
que romperán la escarcha
(sólo porque me aburro si no tiemblas conmigo)

El rostro entero es animal de noche
animado por ángulos tan bruscos
se diría que intenta hacerse ambiente
paisaje para ti lámina blanca
donde imprimir tus signos
El rostro es campo donde batallamos
cuando buscamos tiempo en el deseo
(¿Te acuerdas de esa calle? ¿de ese bar sin fronteras?
¿de ese muchacho al parecer alegre
que nos miraba fijo y que silbaba?)

Mi cuerpo es una historia de dragones
(te encuentro siempre en sus esquinas duras
y te pierdes a veces en mi noche)
Mi cuerpo es una máquina de juegos
infinito billar multiplicado
y en él quiero moverme muy despacio
hasta hacerlo tu mundo y tu sentido
(pero tú te hipnotizas y te alejas
y eres de pronto un barco sin sonrisas)

Casi no hay venas en mis brazos ¿sabes?
casi no hay avenidas de suicidio
Carreteras cortadas
callejones
sin salida aparente mis arterias
donde a veces te bañas y eres calma
y eres mensaje eléctrico de agujas
y eres voz verdadera de este mundo

Y no olvido mi sexo ese hormiguero
habitación de noche sin ventanas
Mi sexo guante de cazar esponjas
sexo escorpión que bebe lo que olvidas
allí en la cima oculta y tan difícil
donde los niños hacen los libros de hiedra y duro despertar
Ni mis piernas

1/5/19

Maria Galindo. Anarcofeminista y poeta



A despatriarcar! Feminismo urgente:

que dios se quede huérfano, sin madre ni virgen
Ya no quiero ser la virgen Barbie
[…]
Olvidar mi condición de virgen
Olvidar mi condición de bella, de blanca y de virtuosa
Que detrás de mí el capitalismo se derrumbe y pierda hasta los dioses y las vírgenes que lo sustentan
Que detrás de mí se desmorone el racismo y el
[color blanco que lo sustenta
Que los úteros de las mujeres blancas puedan parir
[hijas morenas
Que las morenas tengan hijos rubios
Y que el amor y el placer nos mezcle y nos mezcle
[y nos mezcle
Hasta diluir todas las estirpes de nobles, de patrones
[y de dueños del mundo
no quiero ser la madre de dios, de ese dios blanco civilizado y conquistador
que dios se quede huérfano, sin madre ni virgen
Que se queden vacíos los altares
Y los púlpitos
Yo dejo este altar mío
Lo abandono por decisión libre
Me voy, lo dejo vacío
Quiero vivir
[…]
he descubierto que para ser feliz
solo hay que renunciar a tus privilegios
a tus virtudes y perfecciones
proclamo la inutilidad de los privilegios
la tristeza de los altares
la muerte del capitalismo.

MARIA GALINDO. 2013


María Galindo Neder 
(La Paz, Bolivia 1964) es una activista boliviana militante anarcofeminista, psicóloga y comunicadora, cofundadora del colectivo 'Mujeres Creando' en 1992, el cual sigue liderando. Actualmente co dirige: Radio Deseo, emisora radial con alcance en las ciudades de La Paz y el Alto. Por sus controvertidas acciones, a menudo catalogadas como "arte performativo" o "happenings", ha sido detenida en varias ocasiones por la policía boliviana. Entre los temas que ha trabajado están la despatriarcalización en el contexto del proceso constituyente boliviano y el feminicidio como crimen de Estado. (De la Wikipedia)


LINK a un interesante art. En LETRAS LIBRES de Cristina Morales:

14/4/19

Cioran...retazos

Vivir: especializarse en el error. Burlarse de las verdades indubitadas, no hacer caso de lo absoluto, tomar a broma a la muerte y transformar lo infinito en azar. Sólo se puede respirar en lo más hondo de la ilusión. El mero hecho de ser es tan grave que, comparado con él, Dios es pura bagatela.

-----

"Los hombres no saben ser inútiles. Ellos tienen caminos que seguir, puntos que alcanzar, necesidades que realizar. ¡No saborean la imperfección, cuando el “sentido” de la vida es el éxtasis de esa imperfección! "



sobre Cioran:
Antes de la gloria [del reconocimiento público de Cioran], Cioran es como una contraseña. Cuando uno se encuentra con uno de sus lectores, uno se siente, misteriosamente, seguro de una complicidad, y no menos misteriosamente, seguro de una indulgencia.

12/1/19

Ana Mendieta. Silueta series

Ana Mendieta: Una mujer que expresa vida y muerte en su cuerpo/arte.
--------------

Observa desde el interior de la tierra. 
Existe por encima de todo, la búsqueda del origen (Mendieta 216).


'Como exiliada, Mendieta poseía una identidad fronteriza. Su arte se presenta como un instrumento de negociación entre una cultura perdida, ausente-presente cubana-caribeña y otra cultura implantada-adoptada desde su residencia en los EEUU. Esta identidad fragmentada es un punto clave para entender la obra de Mendieta.'
Mª del Mar López-Cabrales

9/1/19

Estefanía Cabello

Estefanía Cabello nació en Córdoba en 1993. Graduada en Filología Hispánica por la Universidad de Córdoba. Se ha formado a lo largo de estos últimos años en lugares como Nueva York, EE.UU (2012); Ciudad de México, UNAM (2013); Gales, Reino Unido (2014); Guadalajara, México (2014), Marruecos (Instituto Cervantes, 2016); Varsovia, Polonia (Consejería de Educación de la Embajada, 2016) y, actualmente, China.
Su obra está incluida en las antologías Donde veas (La Bella Varsovia, 2015) y La punta del iceberg (Ediciones en Huida, 2015). Tiene publicadas dos plaquettes: Nº 10 y Familia(Berenice).
Es miembro del colectivo de fotografía artística iso23, ha coordinado el club de poesía de la biblioteca central de Córdoba durante 2015.
Obtuvo den 2017 el XVIII premio de poesía joven Gloria Fuertes por su libro 13 segundos para escapar, publicado por la editorial Torremozas en la colección Gloria Fuertes. Y en 2018 el premio Valencia Nova del Institució Alfons El Magnànim con su poemario 'La teoría de los Autómatas' publicado por Hiperión.
----------------------
----del poemario '13 segundos para escapar':
Nueva España [1]
Escrito en Guadalajara, México.
12 de noviembre, 2014.

Mi país no es un país de 43 muertos,
Es un país de 40 millones de muertos
Que se desplazan por las calles,
En fosas de dinero y humor negro.

En mi país a las niñas les enseñan a ser señoritas,
A los niños les enseñan a ser caballeros.
Pero nadie les enseña a ser niños.

En mi país la inteligencia sigue gobernada
Por señoras viejas, enlutadas,
Que aún se desplazan por la calle como alacranes,
Y hacen punto tras los visillos,
Rezando padresnuestros y condenando a los maricas.

Mi país no aprende de sus muertos.
No aprende de la lucha mano a mano contra hermanos.
Mi país, en cambio, busca autosuficiencia.
Mi país es tan bello… ¿pero quién, qué voz va a cantar a mi país
Si acribillamos una vez a balazos como conejos a los únicos poetas del amor y de la vida?

Mi país no quiere a sus muertos.
Los padres de familia se siguen suicidando
Y los gobiernos lavan las manchas con lejía barata,
Como las buenas amas de casa,
Para que España no huela a podrido.

Que nadie diga que mi país es un sueño.
Que nadie que no lo conozca diga que mi país es un sueño.
Mi país solo conoce y sueña un orden gigante, mayor que él mismo,
Bajo el que todo el mundo se agolpa y va gritando “Amén” por las esquinas.[2]


[1] En contexto de los 43 estudiantes asesinados en el país mexicano, en contra de todos aquellos que una vez me dijeron “España es un sueño”, que no veían la otra España a través de mis abiertos ojos de niña, y en honor a los grandes exiliados de la libertad humana: Generación del 27.
--------------------

Del poemario 'La teoría de los autómatas'
Alguien pregunta por la palabra Patria
                 Uno: estamos en peligro, un peligro mortal.
                     Dos: ya casi no podemos distinguir entre lo que nos acaricia y nos aplasta.
                                                               JORGE RIECHMANN ('Isla Nuncaira')


Las ventajas de no tener un hogar 
es que puedo vivir en todo lo habitable
incluso lo que otros conocerían como ridículo,
esas montañas, ese montoncito de tierra
que se convierte en mi nombre,
los labios que me vieron besar por última
ves, un fragmento de aire, una fotografía,
un país, --ninguna patria,
ningún reino reconocible--,

toda la belleza alrededor.