1/12/18

MANIFIESTO: La libertad no es un delito


Los abajo firmantes expresamos nuestra absoluta solidaridad con los artistas Carolina Martínez y Clemente Bernad para los que la Fiscalía de Pamplona pide dos años de cárcel por un supuesto delito de “revelación de secretos del artículo 197.1 del Código Penal”, en lo que, desde nuestro punto de vista, supone una manifiesta tergiversación de la legislación penal y un nuevo y flagrante atentado contra la libertad de investigación y expresión que son la base del código deontológico del ejercicio del periodismo documental, y una gravísima restricción de las libertades públicas y democráticas de nuestro país.

Conocedores de su impecables trayectorias profesionales, entendemos que no puede considerarse un delito investigar con fines de documentación artística el uso que de un espacio público, el ominoso Monumento a los Caídos de Pamplona, hace una organización de tan dudosa cualidad democrática como es La Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, en cuyos estatutos fundacionales, a los que no han renunciado, declara entre sus cometidos el de “mantener íntegramente y con agresividad si fuera preciso, el espíritu que llevó a Navarra a la Cruzada por Dios y por España“, y que continúa celebrando hasta hoy todos los días 19 de cada mes una misa en honor de los militares golpistas Mola y Sanjurjo.

Bajo ningún supuesto puede ser considerado delito que dos creadores realicen su trabajo de investigación sobre episodios vinculados a la memoria histórica, en el marco del derecho constitucional y la libertad de expresión. Muy por el contrario, es el delito de apología del fascismo y exaltación de la violencia golpista como instrumento de acción política por el que la Fiscalía debería interesarse.

La obligación moral y profesional de Carolina Martínez y Clemente Bernad es, como la de todo intelectual comprometido con la conciencia contemporánea, la de investigar, poner de manifiesto y testimoniar sobre las grietas autoritarias que socavan la sociedad democrática, allí donde aquellas se produzcan, y hacerlo sin ninguna cortapisa en el marco de la legalidad constitucional y amparados por la libertad de expresión e información que protege a cuantos periodistas investigan los delitos de odio, la apología del franquismo o la corrupción económica.

Del mismo modo que nos resultaría inconcebible que en algún país de Europa se tolerasen exaltaciones fascistas o neonazis en espacios público, o que se persiguiera a quienes investigan o reflexionan desde su trabajo artístico sobre tal tipo de acciones, consideradas abominables y delictivas por la comunidad internacional, nos resulta legal, política y moralmente inaceptable que el posicionamiento crítico antes hechos semejantes pueda ser considerado a estas alturas de la historia un delito.

Carolina Martínez y Clemente Bernard son personas respetadas, admiradas y comprometidas con la convivencia democrática; sus impecable y valiosos trabajos bibliográficos acerca de la investigación histórica y la pervivencia de estructuras autoritarias, los ha significado como rigurosos trabajadores de la cultura y ejemplares ciudadanos. No es admisible que una denuncia proveniente de las más oscuras zonas del fenecido régimen franquista sea tenida en cuenta, lo que supone una grave afrenta al conjunto de la sociedad democrática. La Fiscalía debería entender que criminalizar el trabajo de investigación sobre las víctimas de la pasada dictadura no solo refuerza el discurso de las asociaciones de exaltación franquista sino que propicia peligrosamente el vaciado democrático de las instituciones del Estado.

Nos unimos solidariamente a Carolina Martínez y Clemente Bernad en la legitimidad de su quehacer, y solicitamos a la Fiscalía que retire la apreciación de delito alguno en lo que no es más que una digna e impostergable tarea humanista: la denuncia en todas sus formas de los actos de miseria moral e indiscriminada violencia contra la población civil que supone cualquier apología del totalitarismo.

En Madrid, a 10 de octubre del año 2018.
-------
A finales de noviembre iban 2279 firmas...y sigue.... https://lalibertadnoesundelito.net/
--más info en PUBLICO

30/11/18

Giovanni Collazos_Ilegal



Ilegal


Se le vio con su alimento encaje
hacía vientecito en sus fósiles ojos
alimento sobre una manta zapatillas labradas en roca
huellas corriendo atadas a la espalda como un castillo de nieve
no alcanza sueldo se interpone en el rostro
para más tarde enfangarse en cerveza
se le vio en el cruce fuego que mide sus rulos
por acumulación corre explota el retozo se agita sombra
entregarse dice
volver carnero coronado al desagüe
al lugar inexistencia con manzana
y boca hecatombe quebrantada economía
le impiden la ciudad su cama en el aliento
cauteriza el disparo sin porvenir transita
porque el ser bramido se desprende de su nombre
el viento no se detiene en su alfabeto furioso
de cada músculo que persigue migratorio en tranvía
minúsculo la gente lo observa
un pedazo de lumbre resguarda su cuerpo.

Giovanni Collazos

22/11/18

Eddie (J. Bermúdez). OMBRA y recitando




Recitado fragmentos del libro

ombra/593.(burguillos)

y el 610 (contraportada)

19/11/18

Jose Luis Sampedro. Opinión publica = opinión mediática.

Siempre es buen momento para recordar a José Luis Sampedro:
“No hemos sido educados para pensar. Eso que llaman opinión pública es en realidad opinión mediática creada por los poderosos”.

cortesía de

17/11/18

Miriam Reyes. Videorecital en La Nau.



La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València, acoge entre sus actividades paralelas una jornada dedicada a un subgénero del audiovisual que está proliferando entre las dos últimas décadas: la videopoesía.

A medio camino entre el videoclip y la videocreación, la videopoesía ha venido para quedarse. Gracias a la accesibilidad tecnológica, en concreto a las herramientas de edición de vídeo, son muchos los poetas que se están aventurando a expresar sus poemas en el soporte audiovisual. La escena ha madurado hasta tal punto, que a día de hoy son numerosos los festivales internacionales que giran entorno a la videopoesía.

El 16 de noviembre a las 19 h., con entrada gratuita, en la Sala Matilde Salvador de LA NAU Centre Cultural de la Universitat de València, podremos adentrarnos en el videopoema. Se proyectará el documental “Versogramas”, dirigido por Belén Montero

y tras la proyección, se llevará a cabo una mesa redonda integrada por Montero y la especialista en videopoesía Clara López Cantos, moderada por el poeta David Trashumante. Además, cerrará el acto la poeta Miriam Reyes, con un videorecital, donde cuerpo, palabra e imagen se mezclan de una forma sugerente.
TRAILER de VERSOGRAMAS de Belén Montero aquí: https://vimeo.com/252865348

  -- La Cabina: Festival Internacional de Mediometrajes

7/11/18

Daniel G.Andujar en el CCCC (Valencia)

Hasta el 20 de enero de 2019 algunos de los trabajos de este interesante activista artístico.
SISTEMA OPERATIVO. Colecciones. En Centre del Carme, c.Museu 2 Valencia de 11 a 21 h.
gratuito.


“Saben que pueden cometer los mayores atropellos con total impunidad, contando con el aparato propagandístico con el que cuentan, o sea que saben que en realidad nada va a afectar la continuidad de su ‘obra’, pero no pueden soportar que un espejito les devuelva su horrible faz…”

Francisco Baena. Granada, 20 octubre 2003 comentario acerca del cierre de ‘e-valencia.org’ de Daniel G.Andujar

1/11/18

Cristina Villanueva

--Imagen: Librería Ateneo Grand Splendid, Av.Santa Fe 1860, BªRecoleta. CABA--

En un reciente viaje a Argentina, en Buenos Aires, en una librería de viejo, en el barrio de San Telmo encontré un librito de poemas de Cristina Villanueva (POEMAS PARA EL GRITO) de 1967, rescato aquí tres de ellos.
               
                  ENUMERACIONES

Por las articulaciones,
por los ángulos,
por los espejos,
la sonrisa,
el agua,
las canciones,
la madera y las piedras,
por los puentes,
los ascensores,
los besos,
or la derecha y la izquierda
se escapa nuestra vida.
¿Cómo recuperar el tiempo de los cafés?
¿De las convalescencia?
¿Del sueño?
¡Viviendo!
Vivir aprisa.
Acumular el tiempo.
Aprovecharlo.
Bebemos como una gigantesca garganta.
¡Agotarnos dando!
Ir hacia el final con las manos llenas de tibieza,
como soles para el ocaso
y el corazón sonoro como guitarras.

------------
                  ECO

Tirada sobre el suelo.
Como un animal tendido
sobre la tierra.
Como un niño perdido
y asustado donde se separan
los caminos.
Escuchando.
Con el oído pronto a percibir
el ruido.
Esperando una respuesta.
Un golpe del otro lado
que me diga que no estoy sola.
Una mano tendida.
Una puerta abierta,
un sonido nuevo.
Un grito ajeno o mío.
¡Sólo un grito!

---------
               
                  HOMBRE

Sujeta.
¿Es que puede alguien
sujetar a nadie?
Para que no me escape
hacia el llamado de las esquinas.
Así quieres tenerme.
Con la boca donde se enfrían tus besos
a la madrugada.
Asfixiada en tu abrazo extendido hacia los edificios
para que no entren en ellos las esquirlas de la luna
en busca de la flor roja que les alimenta.
Con los hombros sin lumbre
en las playas donde otros veraneantes
no dibujan sus huellas.
No me gusta detenerme en un solo espejo y habitarlo.
Ni acostumbrarme a los roperos.
Déjame aceptar, entonces, los rostros invisibles
que me sonríen sobre tu torso repetido.
Déjame desvestirme en las habitaciones nuevas.
Desatar mi cabellera por los corredores.
Y los ángulos,
y el verano.
Para poner sobre la máscara
mi rostro definitivo.

y uno más actual rescatado de la red:
           
                  Jardín efímero

¿Las plantas son humanas?
Tanta despedida y despedidos
y voces en discos para ahorrarse sueldos
y tantos ceos que calculan sacarle más a los más vulnerables y se ríen y sus dientes brillan con la alegría del depredador
el pan y las rosas, el trabajo, el ballet, el cine, el arte, la cultura y la alegría
mordidas y la información transformada en silencio.

Salgo al jardín con llanto atascado por los tarascones de mentiras
veo en el banco blanco con su antigua belleza de volutas y vacíos
entreabrirse y avanzar como un saludo verde
espanta tristeza
una mano de hojas
acaricia mi cuello que se inclina
naturaleza brava que me levanta
para
que les enseñe
a esos
los del derrame de ácidos dolores
la humanidad y la poesía

Cristina Villanueva
libera@arnet.com.ar


31/10/18

Felipe Zapico para AL MARGEN 107

'QUE NADIE QUEDE SIN NOMBRAR'
Extraido de la pag.14 de AL MARGEN publicación del ATENEO Libertario AL MARGEN, c/Palma nº3. Valencia, correspondiente al otoño del 2018.

29/10/18

J.A.Cáceres Peña (poeta visual) y obra Grupo N.O.




Bio de J.Ant.Cáceres

 José Antonio Cáceres  nace en Zarza de Granadilla, Cáceres, en 1941. A los once años vive en Hervás, con la familia materna. A los doce años  ingresa en el Seminario de Plasencia, donde cursa cinco años de Latín  y Humanidades, y dos de Filosofía; entrando en crisis vocacional en el primer trimestre del tercer año. Convalida estudios en Salamanca, y se examina de reválida de sexto. Dos cursos estudia preuniversitario, debido a la crisis de adaptación. Nunca fue buen estudiante: prefería pintar, escribir y leer.
Terminado el bachillerato, quiso ir a Sevilla para estudiar Bellas Artes; pero sus padres no lo permitieron. Decidió estudiar Lenguas Románicas en Madrid, y así poder visitar museos y exposiciones. Poco a poco, sus intereses fueron centrándose más en lo literario. Su último año de carrera fue el sesentiocho, un año convulso y crucial. Entre huelgas y manifestaciones, conoció a Julio Campal, Fernando Millán y el resto del grupo de poesía concreta. Dado que estaba en crisis como poeta, vio en ese movimiento una forma de unir poesía y pintura. A la muerte de Julio Campal, se formó el grupo N.O.  y, con dicho grupo, participó en exposiciones y publicaciones en  España, Latinoamérica, U.S.A, Italia, Francia, Alemania. 

sigue aquí (autores extremeños)



Origen:  Zarza de Granadilla, Cáceres, en 1941



Identidad: Poeta gráfico...



Enlaces




Contacto

24/10/18

En el Día de las Escritoras. Mamen Solanas

(Comparto en el blog este interesante articulo de la compañera Mamen Solanas de Guadalajara)
EL HEXAGONO
Publicado en 21 de octubre de 2018

 
Por Mamen Solanas (*)
Este año pasó por Guadalajara la versión dramatizada de Una habitación propia, dirigida por María Ruiz e interpretada de manera excelente por Clara Sanchis. El primer gran ensayo del feminismo llegó a la única sala pequeña de teatro que tenemos en Guadalajara, sin perjuicio de los bares y locales de la ciudad que abren a menudo sus puertas a monólogos y pequeñas representaciones. La obra de Virginia Woolf, que no acaba hablando de las novelistas, sino de la necesidad de su independencia económica, refiere importantes escritoras del ámbito anglosajón como Jane Austen o las Brontë. Digamos que en la nómina de escritoras célebres ha jugado mucho el interés de cada país. El mundo francés cuenta con Marguerite DurasSimone de Beauvoir, y el italiano, con escritoras como Natalia GinzburgElsa Morante o la escritora sarda Grazia Deledda, premio Nobel de Literatura. La escritora marroquí Fatima Mernissi nació en un harem de Fez pero acabó dando clase en la Universidad de Rabat. Sin embargo, algunos países todavía no incluyen como célebre a ninguna mujer escritora y, por su puesto, las mujeres carecen de una habitación propia.

En España hay una gran escritora de actualidad que se ha embarcado ni más ni menos que en una versión moderna de los episodios nacionales y me refiero a la gran novelista Almudena Grandes. Entre las clásicas y ya muy reconocidas novelistas del siglo XX tenemos a Carmen LaforetCarmen Martín Gaite o Josefina Aldecoa. Nuestra nómina es amplísima (destaco a Belén Gopegui, quien ha trabajado además para que los nombres de escritoras se conozcan y se reconozcan) y casi puede decirse que aunque reciban menos premios y sigan estando menos presentes en los jurados, a día de hoy escriben más mujeres que hombres. A estas se añaden otras grandes mujeres que compaginaron y compaginan su trabajo de escritoras con el de periodistas y articulistas, desde Emilia Pardo Bazán o Carmen de Burgos a Maruja Torres y Elvira Lindo.

Guadalalajara tiene a Clara Sánchez, ganadora de los premios Nadal y Planeta y, atrás en el tiempo, acogimos a una monja célebre: Santa Teresa de Jesús, cuya vida fue también traída y llevada a los teatros. Dramatizada por Juan Mayorga en La lengua en pedazos, que le vale el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2013, fue representada por la misma actriz que encarnó a Virginia Woolf en la más arriba citada puesta en escena. Santa Teresa funda, entre otros muchos, un convento en Pastrana aunque muere sin publicar ninguna de sus obras. Es precisamente la fecha de su nacimiento la que se ha elegido como referencia para celebrar desde hace un par de años “El Día de las escritoras”, siendo el primer lunes cercano al cumpleaños de la santa: 15 de octubre. Interés hay por recobrar figuras de mujer y también mujeres muy dispuestas a hacerlo. En quienes les escribe, tienen a una de ellas, aunque creo que el mejor camino es recuperarlas entre todos. La Historia es un armario que hay que tener ordenado y abierto y debemos colaborar en que no falte el honor a la verdad ni la mitad de las protagonistas.

Me preguntaba mientras pensaba en la forma que iba a dar a esta contribución si las poetas estaban incluidas entre las escritoras. La poesía siempre es un mundo aparte que quiere acercarse a nuestros mundos, así que, yo, por lo menos, voy a tenerlas en cuenta y no quiero cerrar este artículo sin mencionar algunas de las grandes poetas que tenemos en nuestra lengua a uno y otro lado del océano: la cubana Dulce María Loynaz, la nicaragüense Gioconda Belli, las chilenas Gabriela Mistral y Teresa Wilms, las argentinas Alejandra Pizarnik y Alfonsina Storni o las uruguayas Idea Vilariño y Juana de Ibarbouru, por citar solo unas cuantas; del nuestro, Blanca AndreuGloria Fuertes, Almudena Guzmán, Francisca Aguirre, Ernestina de Champourcín o la jovencísima Ángela Segovia encabezan una lista amplísima.

Poetas tiene también Guadalajara que, para ser una ciudad de provincias, tiene su propio festival de poesía organizado por una de ellas: Gracia Iglesias. Y no quiero dejar tampoco de lado a nuestras escritoras de teatro, género precisamente con el que he empezado este escrito. Dramaturgas con nombres de mujer están llenando carteleras con piezas teatrales, a menudo dirigidas por ella mismas: Laila Ripoll, María Velasco, Lola Blasco, Denise Despeyroux o las ya consolidadas Angélica Liddell, Yolanda Pallín e Itziar Pascual. En los últimos años las obras de teatro se publican con bastante agilidad gracias a la nueva oleada de editoriales especializadas en la publicación de obras de teatro, pero esa es ya otra historia y vamos a dejarla para otra ocasión. Hoy celebremos que tenemos escritoras, y muchas. Y que la mejor bandera que podemos alzar es que nuestras bibliotecas, públicas y personales, estén repletas de ellas, como arma cargada de futuro.
 (*) Mamen Solanas, Guadalajara 1977, La definen tanto sus quehaceres literarios (un doctorado en Filología Española e Hispanoamericana), como sus sueños (como dice un poema suyo: Todo lo que quiere tiene la edad de un mundo). Compagina la docencia con la investigación y la creación poética. Partiendo de sus investigaciones acerca de los movimientos de vanguardia y su experiencia con la poesía, experimenta en el terreno de la voz y el cuerpo poético. Ha publicado varios artículos en torno al Futurismo y la Poética de la Vanguardia, así como los libros La poética Futurista (2011) y La Poética de la Vanguardia: el Silencio y el Ruido en el devenir del verso libre (2011). Su obra poética Vudú desde la habitación de al lado(2016) y Poemas del té (2017) ha sido publicada recientemente con Astrolabio Editorial.

LINK a: El hexagono.wordpress.

15/9/18

Los Rinos


Los Rinos fue un grupo de arte total nacido en Cataluña activo entre 1985 y 1992 formado por Marcel.lí Antúnez Roca, cofundador de La Fura dels Baus, Sergio Caballero y el pintor Pau Nubiola. Sus primeros objetivos giraron en torno al grafiti. Más adelante su actividad se extendió a otros formatos, desde la acción pictórica hasta el vídeo performance, conciertos, instalaciones murales y finalmente en 1991 el cabaret. Su trabajo está considerado entre el post-humor y la provocación en el arte contemporáneo. Pintaron dianas en espacios públicos, decoraron fachadas con simulaciones mecánicas de una digestión, pintaron murales obscenos frente a escuelas británicas, se intoxicaron en nombre de la Madre Tierra y escribieron manifiestos en los que se difamaba con alegría a Tàpies, Bofill, Chillida y Flotats. Se trata, señala el crítico cultural Jordi Costa, de una de las formaciones más extrañas y agresivas de la vanguardia catalana.1​ (de la Wikipedia).

Los Rinos: Voz, verdad, leche y amistad (1989) from Marta Tornillo on Vimeo.
La ultima vez que se les pudo ver fue en el Festival Esñpontáneo en El Centro de Arte Santa Mónica de Barcelona en 2007.

11/9/18

Los HUCHEROS. Gustavo Duch

LOS HUCHEROS  (*)

Recogí la información de una revista especializada en antropología, donde uno de sus artículos hace conjeturas del porqué, la población de una remota y poco conocida etnia, padece tres desórdenes patológicos que acaban afectando muy sensiblemente a su modo de vida.
La práctica del canibalismo
El primero de estos trastornos parece ser una mutación genética ligada al cromosoma Y, que hace que se mantenga una estructura social patriarcal muy rígida, tanto, que por lo que cuenta el artículo, se podría decir sin exagerar, que dicha sociedad parece un pelotón del ejercito donde solo los machos valientes y sexualmente heteronormativos disfrutan de todos los privilegios. Privilegios que están presentes en todos sus escenarios de vida, en sus hogares, en el campo, en las escuelas… llegando a darse situaciones de maltratato y explotación a las mujeres de su etnia de forma muy habitual.
Los varones adultos son los propietarios de las tierras y son ellos los que al atardecer se encuentran en las plazas de sus aldeas para comercializar las cosechas producidas. En cambio, las tareas que han asignado a las mujeres, como el cuidado del hogar, de la familia o de los pequeños huertos, son actividades que en su sociedad quedan invisiblizadas y marginadas. Como explica el artículo, el predominio de esa masculinidad mal entendida, es responsable de la conformación de una sociedad tan obsesionada por producir cuanto más mejor, que desprecia todo lo que garantice la reproducción de sus propias vidas. Por ello no extraña que sus territorios están tomados por muy pocos y enormes monocultivos, donde en ocasiones se encuentran a niñas y niños trabajando explotados al servicio de los hombres dominantes.
Parece ser, y esta es su segunda patología, que la mayoría de miembros de su comunidad -y la totalidad de sus mandatarios- nacen con una deformación en el nervio óptico que les altera el campo visual y les hace ver que todo gira a su alrededor, que ellos están en el centro de todo. No afirman que el Sol, los planetas y las estrellas giran alrededor de la Tierra, como se afirmaba antiguamente, si no que están convencidos que el universo, el Sol, los planetas y las estrellas giran alrededor de ellos mismos. No es que crean que son los elegidos de la creación, como tantas religiones han instruido a sus creyentes, es que se entienden a ellos mismos como dioses poseedores de poderes mágicos; se sienten sobrenaturales, sí, literalmente, por encima de la Naturaleza, a la que maltratan sin ninguna consideración.
Es tan grande su desprecio por los que no son como ellos y tan grande su obsesión productivista que cuando ven a los otros seres solo vislumbran cómo sacarles provecho. Por ejemplo, cuando ven un vaca, solo ven sus ubres. Y cuando ven un cerdo, ¡ay! cuando ven un cerdo, solo ven su aprovechamiento total de tal manera que lo confunden con una hucha a la que idolatran como su divinidad. De ahí deriva su nombre, los hucheros, pues el dios al que adoran es el cerdito-hucha y lo sirven engordándolo con monedas hasta el acto ritual de su sacrificio. Cuenta el texto que en cuanto nacen sus hijos les regalan un cerdito-hucha que colocan en su mesita de noche para que les proteja y guíe por el buen camino de la sagrada acumulación.
Como cualquier sociedad humana, practican cantos y plegarias a su dios. Arrodillados frente a él, rezan por el milagro del engorde perpetuo. Según una hipótesis del artículo, tal vez, esta misma deformación óptica es la que les hace creer que viven en un mundo plano e infinito, y sin conciencia de planeta esférico y finito, viven en esa enajenación que les llevará a su segura desaparición.
A la creencia del engorde ilimitado del cerdo divino, sus gobernantes -cultos en eufemismos- le llaman con mucho estilo ‘generar riqueza’ o ‘la lógica del crecimiento’; en sus banderas exhiben un ‘plus ultra’ como lema y en las escuelas de negocios enseñan que hay que ‘comerse el mundo’. Sí, sí, como estamos viendo los hucheros son una de las pocas etnias que aún practica el canibalismo: comerse el mundo, comerse a si mismos.
Otras prácticas no civilizadas
Como decíamos antes, con esa deformación en la mirada, todo lo que ven lo interpretan como mercancías que se puedan vender, lo que les lleva a practicar una agricultura sin lógica alguna. A diferencia de cualquier cultura civilizada, los hucheros no orientan la agricultura hacia la satisfacción de una sana y suficiente alimentación para su población, sino que la dirigen -desde despachos- a los mercados donde más rendimiento económico les pueda ofrecer. Así se observa que en muchos de sus territorios se padece hambre crónica a pesar de tener buenas cosechas que viajan hacia otros lugares donde en cambio predomina el sobrepeso y gran parte de lo recibido lo acaban despilfarrando. En lugar de gestionar con medida los recursos marinos, pescan mucho y tanto que sus mares están agotados. De hecho, los conflictos que entre ellos se dan tienen su origen en quién puede controlar la producción, por eso tanto en el pasado como en la actualidad, entre los hucheros se desatan guerras para apropiarse de la tierra fértil.
Por último, patológicamente hablando, nos queda explicar lo que los oftalmólogos han clasificado como una “degeneración progresiva de las células de la retina que viene a provocarles un pseudodaltonismo adquirido”. Así que van creciendo las niñas y niños hucheros, van confundiendo los colores de tal manera que solo lo blanco les parece que tenga valor. Desprecian, con esos ojos enfermizos, al resto de seres humanos que no sean de su ‘civilización’, que no convivan en su ‘cultura huchera‘. Hay grupos de paleontología que analizando su ADN, afirman que esta etnia es descendiente directo de Colón y otros conquistadores, y no nos debe extrañar pues así se comportan. ― Los ‘otros’ ― dicen los hucherosson salvajes e inferiores y están para servirnos. Los ‘otros’ son las mujeres marroquis que bajo plásticos y fumigaciones cosechan los tomates que ellos comerán todo el año; los otros son quienes cual golondrinas descansan sobre las vallas que ellos se han instalado rodeando su perímetro, impidiendo, con balas de goma o golpes de porra, sus migraciones; los otros son los pescadores de Somalia y Kenia que ahora pasan hambre porque allí los hucheros tienen los barcos pesqueros más potentes del mundo procesando lo que será, junto a todas las recetas de cerdo engordado, uno de sus alimentos estrella: la lata de atún.
Una mala alimentación
Su pseudodaltonismo, como dicen los especialistas, les lleva también a un desprecio interior. Se aborrece todo lo que no sean sus propios modos de vida. Son consumistas, urbanitas, lo urbano ‘mola’; mientras que lo rural, lo campesino, lo popular es para ellos detestable. Su manera de hablar les delata. En las películas de buenos y malos que pasan constantemente por sus cadenas de televisión, los malos son los villanos, es decir, quienes viven en las villas, fuera de las ciudades. Al campesinado, su diccionario, lo define como persona burda, sin conocimientos. E incluso desde pequeños, en las escuelas de primaria al alumnado les obligan a respetar y memorizar las normas de urbanidad, diciendo sin decir, que la ruralidad es abominable.
Sin valorar a quienes producen alimentos, no pagan los alimentos como corresponde. Censurando las dietas tradicionales han ido modificando su metabolismo digestivo y hoy los hucheros, como fenómeno nunca visto de la evolución, se han convertido en los primeros especímenes capaces de vivir a base de comer el plástico y petroleo que les venden en establecimientos uniformes a los que llaman grandes superficies. Los filósofos opinan de ellos que tienen un carácter frío, artificial, metálico, porque, claro ―son lo que comen.
Han ido tan lejos que casi han acabado con la cultura campesina. Quizás, porque si ésta busca el equilibrio y la estabilidad, es un atentado contra su ensoñación del crecimiento perpetuo. Quizás, porque es el miedo a su capacidad de encontrar autonomía lo que que les lleva a arrinconar esa forma de vivir.
Pero no caen en la cuenta que así, generando pobreza y hambre en el mundo han hecho que su propia población viva en una burbuja falsa, vulnerable, peligrosa. Su hipertrofia androcéntrica, antropocéntrica y etnocéntrica, no solo es responsable de una crisis global en su Planeta si no que es la gran limitación que les impide abordar los retos a los que se enfrentan.
Pues sí, al final todo es un problema de cosmovisión.
Una visión, un cultura de la acumulación que daña a la propia vida y que impide mirar con ojos sanos de quien cuida y cultiva la vida.
– – –
(*) Texto inspirado en la publicación “Por una recampesinización ecofeminista: superando los tres sesgos de la mirada occidental” de MARTA SOLER MONTIEL Y DAVID PÉREZ NEIRA
Publ. en Le Monde Diplomatique. Enero 2015. Gustavo Duch