29/3/18

Carlos Llavata. Performance

Un salto al vacío no es un lugar conocido.



No es un lugar conocido.
Un objetivo sería tomar conciencia del
proceso, en su vivencia plena, sin temer
al desconcierto que provoca entender
que la performance/pieza, se encuentra
escondida en lo más
oscuro y desconocido de
nuestro ser/cuerpo/taller...
Este salto al vacío provoca
el descubrimiento
que conformando y
trasvasando conceptos
a formas visibles, se
traducen, probablemente
y con suerte, a un lenguaje cotidiano,
posteriormente, si procede, puede dar
lugar el análisis literario o educacional.
El proceso puede leerse revisitando varias
experiencias pasadas. Una performance
lleva a otra, son páginas que siguen,
capítulos, libros, pero desconozco donde
te llevan. ¡Da lo mismo! Me gusta ir a
alguna parte...
En ocasiones aisladas, aunque
igualmente trascendentales, el uso
de la performance para denunciar/
exhortar con gran energía (esto siempre),
alguna situación concreta, produce el
alejamiento de la experiencia misteriosa,
posiblemente debido a la puntualidad y
concreción de la causa que lo impulsa.

                                   Carlos Llavata
de  Zehar 70-71

No hay comentarios:

Publicar un comentario